Se cumplen más de dos años sin el tren diario que operaba al mediodía entre ambas provincias. 

Ya se han cumplido los primeros dos años de pandemia. Desde que el Gobierno declaró el 14 de marzo de 2020 el estado de alarma en todo el territorio español, muchas han sido las consecuencias que se fueron produciendo a lo largo de las primeras semanas de la llegada de la Covid-19 a nuestro día a día.

Las primeras medidas no tardaron en llegar: muchas fueron las restricciones decretadas por los órganos públicos nacionales y autonómicos con el único objetivo de proteger la salud de la sociedad en uno de los momentos más insólitos que se recuerdan. Al uso obligatorio de mascarillas se unió los confinamientos locales, el aforamiento de los negocios que permanecieron abiertos y una notable disminución en el servicio de transporte público.

Renfe fue una de las primeras empresas en devolver, de manera automática, el precio de los boletos comprados por los usuarios en fechas coincidentes con el confinamiento nacional. Una medida que fue ampliando al mismo tiempo que slo hacia la propia medida sanitaria en los plenos celebrados en el Congreso.

Casi 1.000 días sin tren

En este contexto, la empresa pública Renfe decidió limitar el transporte suprimiendo una gran parte de sus servicios. Se trató de una medida de carácter nacional para evitar, en la medida de lo posible, el movimiento de personas para evitar un número de contagios que en aquel momento eran muy elevados.

Desde entonces, la comunicación férrea entre las provincias de Sevilla y Huelva se ha visto interrumpida. En concreto se trata del viaje que se realizaba al mediodía de cada jornada, cuya salida desde Escacena del Campo y con dirección a Sevilla-Santa Justa que operaba diariamente en torno a las 15:00 horas.

Esta situación ha terminado convirtiéndose en una situación insostenible para trabajadores y estudiantes de la comarca del Campo de Tejada como de localidades aledañas. Así como para el resto de viajeros de ambas provincias dado que, tras 801 días no han encontrado ninguna respuesta al corte del servicio que se prestaba desde hace décadas.

Falta de respuestas

A esta situación se le suma la falta de información proporcionada por ambos Consorcios de Transportes de las Áreas Metropolitanas, el onubense y el sevillano, que no han aclarado la actual situación a pesar de que la mayoría de servicios proporcionados por Renfe se han ido restableciendo con el paso del tiempo gracias a la mejoría sanitaria que se ha experimentado.

De hecho, mientras el servicio de media distancia no ha recuperao al cien por cien el servicio prestado previo a la pandemia, Renfe ha anunciado hace un par de semanas que amplía la oferta la línea que une la capital onubense y Madrid, un servicio señalado por los propios usuarios por la insuficiente calidad de su servicio y por sus continuos incidentes durante el trayecto.

Tampoco se han pronunciado hasta ahora las instituciones locales ni las supramunicipales en defensa de los derechos de sus propios vecinos.

El servicio vía férrea que fue restringido tras el estallido de la pandemia todavía no ha sido repuesto y actualmente, el servicio proporcionado por Renfe para mantener la comunicación entre dos provincias sólo contempla dos conexiones diarias por tren: la primera a primera hora de la mañana, con parada a las 07:35 horas en la estación de Escacena; y una segunda a las 19:41 horas, según aparece en su página web.

La web de Renfe ya no muestra el tercero de los trayectos, que se realizaba al mediodía.

Con una situación sanitaria mejorada gracias a la inoculación de vacunas, recientemente el Gobierno y la Junta de Andalucía tomaron una serie de nuevas medidas sanitarias para hacer frente a la pandemia. La principal fue la caída de la mascarilla como uso obligatorio en espacios interiores, salvo en las farmacias. Sin embargo, la situación no se ha traducido al ámbito de transportes. Donde desde hace dos años los pueblos de la comarca del Campo de Tejada, así como los de Huelva y Sevilla se mantienen parcialmente aislados con sus capitales por la falta de comunicación de una línea de servicio de transporte que va camino de cumplir los 1.000 días de desaparición.

Aislados

Que haya 'desaparecido' de la noche a la mañana el tercero de los horarios para viajar a la capital andaluza no solo afecta a los municipios del Campo de Tejada. También lo echan en falta municipios de la provincia de Sevilla o de Huelva, todos ellos con un gran núcleo problacional como La Palma del Condado, Niebla, San Juan del Puerto, Villarrasa o, en el caso de Sevilla, Benacazón. Una decisión que sólo ha favorecido el aislamiento de las dos capitales andaluzas.

Las consecuencias de este aislamiento no pasa por alto para el conjunto de la sociedad de estas localidades, que ya no pueden contar con un viaje en ferrocarril para aquellos trabajadores que finalizan su jornada laboral en ambas capitales y son residentes del área metropolitana.