La Hermandad Matriz ha anunciado que retomará los contactos con los responsables del Plan Romero antes de final de año después de la mejora de la situación sanitaria.

El mundo rociero se muestra esperanzado. Después que el Covid-19 haya obligado a cancelar dos romerías, y que la Virgen del Rocío todavía permanezca en Almonte, la Hermandad Matriz de Almonte comenzará a organizar la romería del 2022 antes de que finalice este año. Entre las diferentes acciones que se pondrán en marcha será la toma de contacto con los responsables del Plan Romero después de la mejora de la situación sanitaria.

Santiago Padilla, presidente de la Matriz de Almonte, ha informado de estos planes en una entrevista concedida a Canal Sur Televisión, en la que se evidencia el optimismo que existe en la corporación de cara al próximo curso.

Según ha señalado Padilla, "se va a empezar a trabajar para la romería de 2022", entre otros motivos porque, tras dos años de pausa obligada, "la maquinaria no está engrasada". Y "hay muchos funcionarios nuevos que no conocen el Plan Romero", en palabras del presidente de la Matriz.

El Plan Romero es el dispositivo que coordina la vigilancia de los peregrinos y de las hermandades filiales que transitan por los caminos de las ocho provincias de Andalucía que conducen hasta El Rocío, así como por el buen desarrollo de los actos en la aldea almonteña. Con el objetivo de comenzar con los preparativos de la romería de 2022, de aquí a diciembre se prevé que se mantendrá una reunión con los responsables de este dispositivo.

La mejora de la situación sanitaria ha motivado plantear una posible romería, aunque la pandemia marcará el devenir de las decisiones. Aun así, la actual situación hace prever que se pueda celebrar otra vez Pentecostés de la manera acostumbrada por los rocieros hasta 2019. Sin embargo, los acontecimientos podrían estar más cercanos de lo imaginado, pues para que la romería se celebre en la aldea, será necesario que la Blanca Paloma sea trasladada al santuario de la marisma, ya que desde hace ahora dos años, la imagen permanece en la parroquia de Almonte, con motivo del Rocío Chico, como es habitual cada siete años.

Estos movimientos anunciados por la Matriz, es un signo de la clara intención del pueblo de Almonte de volver a celebrar una de las romerías más icónicas de nuestro país. En caso de celebrarse los acontecimientos acostumbrados, es posible que sigan marcados por las restricciones sanitarias, algo que era inviable hace tan solo unos meses ante la persistencia de la pandemia en la provincia de Huelva y en la propia localidad de Almonte.