En un contexto negativo, el embalse del Corumbel ha dado muestra de mejoría tras las últimas lluvias.

El embalse situado en el pantano del Corumbel, en La Palma del Condado, está reportando registros positivos con respecto al nivel de agua embalsada en las últimas semanas. A pesar de ello, desde hace unos años se viene observando cómo la cantidad de agua ha ido disminuyendo hasta alcanzar mínimos históricos durante el verano del pasado año. Rozando el 2% y el 1% de su capacidad. Estas instalaciones públicas riegan y dan de beber a dos comarcas con poblaciones elevadas y con necesidades superiores a lo que dicho embalse está proporcionando en los últimos años.

En un contexto negativo, el embalse del Corumbel ha dado muestra de mejoría tras las lluvias de las últimas semanas. Según los datos facilitados por el Ministerio para la Transición Ecológica, actualmente el nivel de agua embalsada ha registrado un leve aumento en relación a los registros de las últimas seis semanas, cuya cantidad se sitúa actualmente en el 21,05% de su capacidad. Lo que se traduce en 4 hm3. La variación con respecto semanas pasadas representa la mitad de los datos que actualmente registra el embalse.

A pesar de la mejoría demostrada por el embalse, los datos son alarmantes si los contrastamos con la media de los últimos diez años, cuando el pantano se encontraba en el 69,47% de su capacidad. Casi 50 puntos de diferencia.