La problemática que persigue a la ciudadanía escacenera desde hace algunos años continúa: los repentinos cortes de suministro eléctrico alcanzan en estos días cuotas mediáticas. Después de que esta localidad alzara la voz contra lo que consideran una injusticia por el servicio eléctrico ofrecido, han quedado claras las posturas tanto de sus vecinos, del Ayuntamiento de la localidad y la propia Endesa.
Mientras que el Ayuntamiento es favorable a no abonar la factura correspondiente a este período, la opinión de los vecinos se encuentra dividida entre los que consideran que no se debe pagar la próxima factura como un acto de protesta y los que defienden que sí se debe abonar la próxima factura para evitar una mayor escalada burocrática en una hipotética problemática con la compañía.

Paralelamente al debate generado en las calles de Escacena del Campo, la compañía eléctrica Endesa en declaraciones ofrecidas a la redacción de Andalucía Directo, se desmarca de cualquier cuestión y señala a las cigüeñas como principales culpables de los repetidos cortes en el sistema eléctrico a causa del peso que supone la construcción de sus nidos. Los cuales llegan a rondar en algunas ocasiones los 300 kilos.

Sea como fuere, los cortes eléctricos han obligado a diferentes comercios locales a tener que deshacerse de alimentos perecederos que necesitaban del frío de los refrigeradores que durante horas dejaron de funcionar y al arreglo de diferentes electrodomésticos que se vieron afectados por las subidas de tensión a la que quedaron expuestos ante las repetidas idas y venidas de la corriente eléctrica. Estos cortes se han alargado más allá del fin de semana en esta localidad, donde sus vecinos no están dispuestos a aguantar un servicio defectuoso que no se adapta a sus necesidades.