Candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Andalucía regresa a las urnas después de tres años y medio de la investidura del Gobierno de coalición presidido por Juanma Moreno tras las elecciones celebradas en el año 2018. La situación social y política nada se asemeja a la de entonces: la Covid-19, la invasión de Ucrania por parte de Rusia, el precio de la electricidad o los actuales datos económicos son algunos de los factores que han marcado los últimos los últimos años la actualidad de de nuestro país y también de Andalucía.

Los diferentes sondeos que se han publicado antes y durante la campaña electoral vaticinan una amplia mayoría para la derecha en Andalucía. Un giro ideológico que podría producirse tras conocer los resultados de las elecciones al Parlamento de Andalucía tras varias décadas de amplias mayorías de izquierda. Sin embargo, un dato importante que comparten todos los sondeos son los pactos que necesitará el próximo gobierno andaluz para lograr la investidura del próximo presidente o presidenta.

Los diferentes grupos parlamentarios, en caso de no gozar de una mayoría suficiente tras la celebración de los comicios del 19 de junio, comenzarán las negociaciones para investir al próximo representante de la Junta de Andalucía para los próximos cuatro años. Unas negociaciones, que, en caso de fracasar podrían dejar la gobernabilidad de la Junta en el aire.

QUÉ PUEDE PASAR

El Estatuto de Autonomía de Andalucía prevé mecanismos legales que se adelanten a supuestos bloqueos entre las formaciones políticas que impidan formar Gobierno. La posibilidad de que se repitan las elecciones existe y se refleja en el artículo 118 del Estatuto. Está configurado para las situaciones en que el candidato no consiga la mayoría absoluta después de una primera votación en el Parlamento andaluz ni tampoco una mayoría simple en una segunda votación en la cámara autonómica.

Se tramitarán sucesivas propuestas en esa línea, dice el texto legal, pero si no se ha conseguido el apoyo transcurridos dos meses a apartir de la primera votación, "el Parlamento quedará automáticamente disuelto y el presidente de la Junta de Andalucía en funciones convocará nuevas elecciones". 

Por lo tanto, técnicamente es posible para todos los partidos, incluido el del candidato ganador, abocar al Parlamento a su disolución y unas segundas elecciones si no hay voluntad de acuerdo en el proceso de negociación para la conformación de esa mayoría necesaria.

CASOS ANTERIORES

Andalucía no ha registrado hasta la fecha ninguna repetición electoral. Sin embargo, ese supuesto sí se ha llegado a producir en la historia de la democracia de nuestro país.

La última ocasión fue en las elecciones generales de junio de 2019, cuando Pedro Sánchez no logró alcanzar una mayoría absoluta. Tras la repetición electoral, se conformó el actual Gobierno de coalicción entre PSOE y Unidas Podemos.

También reciente en el tiempo fueron en las repeticiones de las elecciones generales de junio de 2016, cuando los ciudadanos tuvieron que volver a pasar por las urnas tras un proceso fallido de investidura donde ningún candidato consiguió el apoyo requerido. Esta repetición estuvo marcada por la irrupción de Podemos y Ciudadanos en el Congreso de los Diputados.

En clave autonómica, sí ha habido un caso de repetición electoral en otra comunidad. Fue en Madrid en el año 2003 tras la investidura fallida del socialista Rafael Simancas como presidente. Al acto de investidura se ausentaron intencionadamente dos diputados de la Asamblea de Madrid y aquello se conoce de forma popular como "el tamayazo".