Desde su ordenación sacerdotal, de la que se cumplirá próximamente el quinto aniversario, Rufino López ha mostrado una inquietud por la conservación y restauración del patrimonio local de las parroquias de Paterna y Escacena del Campo. Además de la clara apuesta que supone todo ello, el párroco ha mostrado a diario su compromiso por guiar la vida espiritual de los feligreses paterninos y escaceneros. Con todos los pormenores que supone.

El sacerdote rocianero, ha analizado la actualidad parroquial  de estas dos localidades hermanas. En relación a Escacena, y según ha anunciado, espera que las obras de restauración de la torre del Divino Salvador comiencen durante este año. Las mismas consistirían en un embellecimiento exterior dado que su estructura interna se encuentra en un perfecto estado de conservación, según han comprobado los técnicos de la Diócesis de Huelva. El presupuesto de la rehabilitación rondaría los 75.000 euros y todavía falta la aprobación del proyecto debido a los contratiempos generados por los efectos colaterales de la pandemia.

Rufino López también ha considerado las actuales medidas restrictivas que afectan directamente al día a día de la parroquia. El aplazamiento sine die de bodas o bautizos arroja aún más incertidumbre a todo el contexto religioso de las parroquias de las dos localidades onubenses. Estos temas y otros otros los analiza el director espiritual de cinco hermandades de penitencia que están a punto de vivir una Cuaresma y Semana Santa más atípicas de las que se recuerdan en las últimas décadas.