La cofradía del Miércoles Santo busca que el edificio posea un carácter propio, proponiendo la generación de cuatro espacios diferenciados. Hdad. Nazareno de Manzanilla.

La Junta de Gobierno de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Manzanilla, presentó el pasado viernes 4 de diciembre el proyecto de construcción de la que será su Casa de Hermandad. Para ello, tras el acuerdo adoptado por unanimidad, los miembros de la Junta eligieron al arquitecto José Ángel Romero García, hermano de la corporación y vecino de Manzanilla, como el encargado de diseñar y realizar los planos del proyecto de obra de la Casa-Hermandad. Quien además contará con la colaboración de los arquitectos José Manuel Romero y José Romero Casado.
En la presentación del ante-proyecto de obra de la futura edificación, José Ángel Romero detalló que “La idea en la que fundamentamos nuestra propuesta para la futura Casa es la de disponer de un espacio propio donde poder recoger sus bienes materiales y tener un espacio donde reunirse y celebrar diferentes eventos, consiguiendo para esta Hermandad un enclave estratégico donde poder realizar sus actividades". Compaginando un espacio multiusos donde se puedan realizar diferentes actividades además de su principal uso como es el de la conservación de enseres. Romero también ha añadido que "Entendemos que debe ser un referente para el pueblo de Manzanilla. Es ahí que nuestra propuesta contempla la integración total de este espacio único sea el corazón y motor de la Hermandad en Manzanilla. Partiendo de esta idea, la ordenación dará respuesta a los objetivos planteados de las diferentes necesidades y carencias que existen actualmente".

Según traslada la propia cofradía del Miércoles Santo, se busca que el edificio posea un carácter propio, proponiendo la generación de cuatro espacios diferenciados. El primero de ellos, responde a la necesidad de generar un amplio salón diáfano y a doble altura de usos múltiples, donde se podrá realizar el montaje de los diferentes pasos de los titulares de la hermandad, resguardar estos en momentos de inclemencias meteorológicas durante las estaciones de penitencia, realizar reuniones, eventos y otras actividades. El segundo espacio, situado en planta baja, pretende albergar un pequeño museo de la hermandad donde poner en valor y dar importancia a sus bienes materiales. Longitudinalmente se ubicarán dichos pasos a lo largo del año, estando estos visibles de cara al público mediante un cerramiento permeable que permita visualizar y admirar la belleza de los mismos. En paralelo se expondrán diferentes elementos que muestran la historia de la cofradía. El tercer y último espacio de la planta baja, se ubicará un área de servicio. En cuanto a la segunda planta, se encontrará el cuarto espacio y último, disponiendo de una amplia sala destinada a albergar los enseres y el punto de reunión de la Junta de Gobierno, anexando a esta sala, los espacios administrativos.

Este proyecto supone una gran meta muy anhelada por los hermanos para que la dignidad de la conservación de los enseres y la ejecución de diferentes actividades se conviertan en el motor diario de la conexión entre la Hermandad del Nazareno con el pueblo de Manzanilla.