El AMPA y dirección del centro rechazan la retirada de las caracolas en el centro

El curso escolar comienza reivindicativo en Carrión de los Céspedes. Hace unos años la Junta de Andalucía instaló dos aulas prefabricadas en el colegio público Pío XII en respuesta a la demanda de este centro que acoge a niños del pueblo así como del cercano municipio de Castilleja de Campo. Recientemente han tenido conocimiento de que la Delegación de Educación quiere retirar de manera inminente estas caracolas. La Ampa y la dirección del centro lo rechazan unánimemente y solicitan que se reconsidere la decisión porque las unidades «están al límite de la ratio» sin margen de maniobra, y no se dispone de espacio para activar el protocolo anticovid en el actual contexto de la crisis sanitaria.

«Somos conscientes de que la mayoría de centros públicos presentan limitaciones de espacio, pero no se puede solucionar o poner parches a los problemas que presentan algunos centros dejando al descubierto necesidades en el nuestro. En la situación de crisis actual hay que invertir en recursos y no retirar recursos». Así de contundente es el comunicado de la Ampa López Pinillos, que muestra «la perplejidad» en nombre de toda la comunidad educativa del colegio carrionero. Explica que el pasado 28 de julio el director del centro, a instancia de la Ampa, solicitó cita al Servicio de Planificación y Escolarización para tratar este asunto. «Al no recibir respuest» y saber que la retirada «iba a ser inminente», la Ampa ha elevado esta semana un escrito a la Delegación de Educación para informar de la situación y «manifestar el rechazo de toda la comunidad educativa».

Igualmente, esta semana los padres y madres se han movilizado desplegando una pancarta en la puerta del colegio. Defiende la necesidad de mantener estas aulas, ya que «el número de alumnado no ha variado y no se han acometido reformas estructurales de ampliación, por lo que las necesidades continúan existiendo». Si bien, reconocen que, aunque para el curso 2020-2021 se cuenta con una unidad menos de Primaria, «el censo de matriculados es prácticamente el mismo y el alumnado con necesidades educativas especiales ha aumentado». El despacho ubicado en las caracolas está destinado al trabajo de la logopeda.

Pero exponen más motivos de peso. La actual pandemia hace imprescindibles estas aulas en el colegio de Carrión. «Al perder los servicios situados en las aulas prefabricadas, se dificultará aún más la separación del uso de los servicios por los distintos Grupos de Convivencia (protocolo anti covid)». Además señalan que Infantil de 3 años se encuentra con 23 alumnos matriculados (dos de ellos con necesidades educativas especiales); e Infantil de 4 años con 25 alumnos. «Lo que coloca a estas unidades al límite de la ratio ordinaria de 25 alumnos por clase en Infantil y Primaria. Si tenemos en cuenta la situación de crisis sanitaria actual la limitación de espacio se convierte en un problema de mayor gravedad, la ratio no debería superar en Infantil y Primaria los 20 alumnos por clase y nosotros tenemos unidades por encima de los 20 y otras, la mayoría, con 18 o 19 alumnos por clase».

Por último, la Ampa López Pinillos concluye que «todos y cada uno de los espacios están ocupados por las unidades de Infantil, Primaria y ESO que existen en el centro, no quedando ningún espacio disponible para poder elaborar un protocolo anti covid con garantías».