Imagen difundida en las redes sociales de Manzanilla como muestra de rechazo a la inestabilidad política que atraviesa la localidad

Manzanilla vive en estos momentos una grave crisis política iniciada el viernes 12 de junio, cuando se escenificó la ruptura del gobierno de coalicción entre el Partido Popular y sus hasta entonces socios de gobierno, Independientes por Manzanilla y Todo por Manzanilla. Un cisma que supuso un nuevo escenario político en el Ayuntamiento después de que el alcalde Javier Serrano anunciara el cese de Juan Camacho y Antonio González como miembros del gobierno municipal. El motivo que derivó a esta situación fueron unos “diálogos secretos y periódicos mantenidos por Camacho y su segundo Orihuela, además de González, con la cúpula del PSOE local”, según relató en aquellos días el propio Serrano. Paralelamente, los grupos de la oposición acusan al gobierno local de irregularidades en la gestión.

Tras casi dos meses gobernando en minoría y con apoyos puntuales del grupo municipal de Adelante por Manzanilla, se agota la legislatura para el Gobierno de Serrano, quien durante estos días ha conocido el anuncio realizado por la oposición sobre la moción de censura que llevará a cabo el grupo municipal socialista, Independientes por Manzanilla y Todo por Manzanilla el próximo 13 de agosto. Y devolverá el poder, si no hay mayores sorpresas, a Cristóbal Carrillo un año y dos meses después de las últimas elecciones municipales.

La prosperidad de la moción de censura depende de los votos de los antiguos socios del gobierno de Javier Serrano. Lo llamativo en estos días es la postura que tomará finalmente el grupo Independientes por Manzanilla y su portavoz Juan Camacho en la votación, dado que este concejal descartó el 13 de junio mediante unos vídeos subidos a los medios oficiales del partido, devolver la alcaldía al socialista Cristóbal Carrillo, quien fuera alcalde de la localidad durante varias legislaturas aludiendo que ya lo había "tenido cuatro años de oposición".

Independientemente de cómo se desarrolle el pleno de la moción de censura e investidura del próximo máximo mandatario de Manzanilla, existe en esta localidad un sector crítico con la situación de inestabilidad que se está trasladando desde la institución pública hacia la sociedad. Existe un movimiento digital que solicita incluso una consulta ciudadana para una posterior solicitud de convocatoria de elecciones municipales en la localidad. De hecho, hay registrada una petición en la plataforma change.org en la que defienden que "no queremos dejar el pueblo en manos de unos pocos interesados que miran más por sus intereses que por los nuestros". Esta petición cuenta con el apoyo de casi un centenar de personas.

En el plano digital existen muchos vecinos con ideas diferentes sobre el rumbo que debe tomar la localidad en el plano político. Desde vecinos que muestran su rechazo a la vuelta de Cristóbal Carrillo como alcalde hasta quien rechaza la gestión del PP en la localidad o incluso quien anuncia concentraciones. En cualquier caso, la clase política tendrá la última palabra y no se descartan las sorpresas para el pleno que intentará derribar a Javier Serrano como alcalde de Manzanilla.