Detalle de una colgadura de la Virgen del Carmen en un balcón de Paterna del Campo | Facebook

Paterna del Campo amanecía hoy como el día más especial del año. Las fiestas del Carmen son sin lugar a dudas una de las fiestas locales más señaladas en el corazón de las generaciones paterninas. Este año, tras el paso de la pandemia por nuestra comarca, todas las fiestas populares se han visto canceladas a causa del cumplimiento de las normas sanitarias y sociales que evita la aglomeración de personas y por ende, evitar los posibles contagios que se puedan ocasionar.
A pesar de estos condicionantes, el ambiente que se respira por las calles de esta localidad invita a pensar que la celebración de este año será una de la más recordadas de las próximas décadas. Se vivirá en el seno familiar de cada hogar y con marcadas medidas de seguridad en los emplazamientos públicos donde se puedan dar cita aquellos vecinos que salgan a la calle a partir de esta tarde. Así como en la Iglesia Parroquial de San Bartolomé durante las celebraciones cultuales que desarrolla la hermandad.

Este año, las circunstancia no han impedido que este atípico 16 de julio mantenga la festividad local como cada año. La mayoría de los comercios no han abierto y en cada cocina de Paterna, aún se terminan de preparar los deliciosos manjares que se consumen para celebrar estos días tan especiales que vivirá la localidad onubense.

La Virgen del Carmen, no recorrerá las calles de la localidad pero sus vecinos la recuerdan decorando las calles principales de la localidad y las fachadas de sus casas.