El Arzobispo de Sevilla les ha otorgado la medalla Pro Ecclesia Hispalense por su servicio y dedicación.

El Arzobispo de Sevilla otorga la medalla Pro Ecclesia Hispalense a dos parroquianos de Castilleja del Campo por su entrega generosa y abnegada.
La pequeña población de Castilleja del Campo, de poco más de 600 habitantes, ha querido homenajear a dos figuras claves en su historia parroquial. Josefa Herrero y Miguel Luque, son los vecinos que recibirán la condecoración arzobispal. Josefita y Miguelito como les conocen sus paisanos. De esta forma, en la jornada de hoy 4 de julio, a las ocho de la tarde, ambos recibirán la medalla Pro Ecclesia Hispalense de mano del Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina.
Recibir la medalla Pro Ecclesia Hispalense es un mérito reservado para aquellas personas que se han distinguido por su servicio generoso y abnegado en el ámbito parroquial o diocesano. Es el caso de los dos vecinos de Castilleja del Campo, dos octogenarios que han entregado su vida a la Parroquia de San Miguel Arcángel.
Según explica el párroco de la localidad, Josefa se hizo cargo de las tareas de sacristía y de la conservación de la parroquia al servicio de los distintos párrocos que han pasado por la población. En el caso de Miguel, desde los 17 años mantiene una estrecha relación con su parroquia, unas labores que se han centrado en el toque diario de campanas hasta su jubilación. Igualmente Miguel jugó un papel fundamental en la reorganización de las fiestas patronales.


En palabras del párroco, ambos vecinos destacan por su humildad y el especial cariño que le tiene todo el pueblo por su disponibilidad y entrega desintersada para con las tareas de la parroquia de Castilleja del Campo.