Pepe Peregil, manzanillero de nacimiento, contará con una calle en su localidad

Hablar de Pepe Peregil es referirse a una persona muy querida en el corazón de los que lo conocieron. Pero también entre aquellas personas que no tuvieron la suerte de conocerle, porque José María Pérez Blanco, conocido popularmente como "El Peregil", ha dejado un legado que perdura tras su fallecimiento el 27 de enero del 2012. Y es que, Pepe además de ser un cantaor flamenco, sobre todo saetero y hostelero-tabernero de Sevilla era una buena persona.

"El peregil" ostenta diferentes galardones, el primero de ellos le fue entregado en el año 2009 por el Ayuntamiento de Sevilla, en reconocimiento a la difusión del nombre de Sevilla. La institución le concedió la Medalla de Oro de la Ciudad en el teatro Lope de Vega. Posteriormente, su localidad de nacimiento, Manzanilla, le hizo Hijo Predilecto el 28 de febrero de 2012. Y tan solo dos años más tarde, el 19 de marzo de 2014, se inauguró en Sevilla un monumento en su honor, situado frente al "Quitapesares", la taberna que regentó durante décadas. Una obra del escultor e imaginero José Antonio Navarro Arteaga.

Ahora, el Ayuntamiento de Manzanilla, a través de una moción presentada por el grupo socialista, incluirá a Pepe Peregil en el nomenclátor del callejero manzanillero en honor y recuerdo a un "vecino considerado como ejemplar embajador de la identidad Manzanillera allí donde le ha llevado su trayectoria personal y profesional como cantaor, estando siempre al servicio de cuantos necesitaban de él, dando siempre testimonio de bondad y generosidad hacia su pueblo Manzanilla". Como recoge la propia moción que ha sido aprobada por unanimidad del pleno de Manzanilla.