La zona afectada, en el arroyo de Tejada.

"Hoy hemos ido a comprobar in situ un desastre ecológico acaecido hace unos días en el arroyo de Tejada por la mano de un desaprensivo que ha tirado una colilla en la cuneta o le ha metido fuego intencionadamente", denunciaba en las plataformas sociales el grupo senderista 'Andarines por el Campo de Tejada' tras comprobar la intensa quema que se había producido escasas horas antes en las inmediaciones de las murallas de Tejada, en la conocida aldea de Tejada la Nueva. 

Los hechos fueron denunciados por el grupo deportivo a primera hora de este viernes mientras realizaban sus cotidianos paseos por los caminos de la comarca histórica. Concretamente, la quema de vegetación de parte del arroyo comprende desde el tramo que va desde el molino del 'Palomar' o de 'Currillo' hasta 'Zúa del molino de Pistolo'. Como consecuencia, decenas de galápagos, caracoles y demás especies arbustivas han se han visto gravemente dañadas a raíz de las llamas.

La zona es conocida por su gran extensión agraria donde vecinos de Escacena como de Paterna del Campo realizan sus anuales plantaciones de trigo, girasoles o, incluso, garbanzos. El conato podría haber sido de mayor gravedad de no ser porque la cosecha de estas especies vegetales ya se había producido a lo largo del verano.

Según ha contrastado este medio de comunicación las causas apuntan al lanzamiento de una colilla u otro material que, con el combustible de la zona como la vegetación seca de la zona, ha provocado este incidente cuya gravedad ha podido ser mucho peor. El grupo de senderistas, por último, ha señalado que "seguimos sin solución y lo peor de todo, nunca se cogen a los causantes".

Dos galápagos autóctonos devorados por las llamas.