Los trabajos de prevención se han centrado en la reconstrucción de una parte del lienzo sur de la muralla. Grupo Vrbanitas.

La muralla del recinto arqueológico de Tejada la Vieja, en Escacena del Campo, luce desde hoy con mayor fortaleza después de concluir los trabajos de conservación llevados a cabo por la Universidad de Huelva a través del equipo de investación y patrimonio Grupo Vrbanitas. Estos trabajos de prevención se han centrado en la reconstrucción de una parte del lienzo sur de la muralla de este yacimiento que desde los años setenta lucía un importante hueco, fruto de las acciones relacionadas con las diversas investigaciones llevadas a cabo por el doctor Blanco Freijeiro.

El grupo Vrbanitas señala que "Se ha recuperado con el objeto de evitar su deterioro, la volumetría original del tramo de la muralla que fuera abierto y destruido en los años 70 del pasado siglo". Por su parte, la asociación cultural Scatiana valora muy positivamente estas labores de actuación y ha recordado que "El vano fue el resultado de una intervención arqueológica llevada a cabo por el equipo del doctor Blanco Freijeiro, en la década de los setenta. Hasta ahora, provocaba confusión entre los visitantes que se acercaban al yacimiento, los que muy a menudo lo identificaban como una posible puerta o acceso". A lo que también ha añadido que "Desde Scatiana creemos que lo idóneo hubiera sido reconstruir el contrafuerte que en su día estuvo adosado a esa parte de la muralla, entendemos que el presupuesto se hubiera disparado". Desde el ente cultural han mostrado su agradecimiento al Ayuntamiento de Escacena su colaboración y al Grupo Vrbanitas por "recuperar una pequeña parte de Tejada la Vieja y por lo tanto, de la historia de Escacena".

La intervención también ha contado con la contribución del consistorio de Escacena, quien ya colabora activamente en la conservación del patrimonio a través de la aportación de mano de obra de trabajadores municipales en labores de limpieza y adecentamiento del recinto.

LA MURALLA

Aunque otros yacimientos tartésicos de la Península Ibérica cuenten con grandes hallazgos escultóricos y de diversa índole (véase la bañera o escalera del Turuñuelo de Guareña), Tejada la Vieja cuenta con la monumentalidad de su muralla.

De esta forma, podemos decir que el elemento más característico de Tejada la Vieja es su muralla. Fue construida en el siglo VIII a.n.e. con una técnica que tiene claros referentes constructivos en el Meditarráneo oriental y es el elemento más antiguo datado en el yacimiento hasta la fecha. Se cree, por tanto, que desde su origen Tejada la Vieja tiene influencias orientalizantes propias del contacto con el mundo fenicio y que en su surgimiento hay una planificación, porque la muralla, como elemento urbano, sería anterior a la propia ciudad que contiene.

Fue edificada sin cimentación ni nivelaciones previas, adaptándose a la fisonomía del cerro al que circunda y usando su base pétrea natural como elemento sustentador. Tiene forma trapezoidal, se elevó construyendo dos paramentos de roca caliza que van inclinándose hacia dentro dando lugar a esa forma trapezoidal.

El interior se rellenó de piedras, tierra y restos cerámicos compactados. Sobre esta base pétrea se elevaba una estructura de tapial o adobe que la coronaba y que acrecentaba su altura. En las zonas menos protegidas naturalmente, la muralla se elevaba más de cuatro metros. Por los restos hallados en su base, se cree que estuvo completamente enlucida y probablemente pintada de blanco.

En todo su perímetro, especialmente en las zonas de quiebros planimétricos, estaba acompañada de bastiones y contrafuertes que daban consistencia al conjunto. Los contrafuertes o bastiones circulares son de la misma época en que se construye la muralla. En épocas posteriores, a modo de refuerzo, se añadieron contrafuertes cuadrangulares que cumplen la función de sostener las zonas más débiles del conjunto y evitar

VISITAS GUIADAS

El yacimiento arqueológico cuenta con un portal en el que se pueden gestionar visitas turísticas y obtener información básica acerca de su muralla y urbanismo, cultura y sobre la historia misma de las excavaciones. Actualmente, se disponen dos modalidades de visita, una periódica que se realizará quincenalmente, sujeta a la disponibilidad de plazas, y otra extraordinaria para grupos que se concierta previamente. En ambas modalidades un grupo de voluntarios, miembros de la Asociación Cultural "Scatiana", facilitarán el acceso y guiarán a los visitantes.

Las visitas pueden reservarse en el portal www.tejadalavieja.com