A la izquierda, el retablo antes de la restauración. A la derecha, el retablo restaurado. Hermandad de la Vera Cruz de Escacena.

Las imágenes titulares de la hermandad de la Vera Cruz de Escacena del Campo vuelven a su altar original. Así se ha producido en la mañana de hoy domingo tras ocupar durante varios años dos capillas de la Iglesia Parroquial del Divino Salvador. El Santísimo Cristo de la Vera Cruz (Rafael Barbero, 1947) y María Santísima de las Angustias en su Soledad (Rafael Barbero, 1949) fueron retiradas de su propio retablo hace ocho años debido al deficiente estado de conservación en el que se encontraba la obra de estilo barroco de escuela sevillana del siglo XVIII. El cual en épocas de lluvias, con el consiguiente aumento de la humedad, transpiraba el agua pudiendo causar daños mayores tanto a la imagen del Cristo como de la Virgen.

Fue a finales del año 2012 cuando la junta de gobierno de la cofradía decidió trasladar a sus imágenes titulares a otra capilla de la iglesia parroquial, en primer lugar, los titulares estuvieron en la capilla de la Virgen de los Reyes, situada en la nave de la epístola. Posteriormente, con la aprobación del entonces párroco D. Antonio Fidalgo, las imágenes fueron trasladas a la capilla bautismal, situada en la nave del evangelio de la parroquia. Allí han reposado dignamente las imágenes hasta hace escasos días. El paso de los años consolidó el proyecto de restauración que ha contado con la participación y colaboración de los hermanos de la hermandad, la Diputación de Huelva, el Ayuntamiento de Escacena y la parroquia. Habiendo sido restaurado por el artista onubense Daniel Sánchez Vázquez en un largo proceso de puesta a punto. Ahora, la hermandad ya disfruta de la culminación de un proyecto que, a pesar de que se haya extendido en el tiempo, ha significado un rescate del patrimonio histórico-artístico de Escacena del Campo.

Identificación iconográfica

Este retablo consta de banco, sotobanco y un arco central grande de medio punto enmarcada por estípites. Este retablo de mediados del siglo XVIII con la habitual decoración de flores, veneras, frutas, racimos dedicado al Cristo de la Vera Cruz, cuya procedencia era la de su antigua ermita. Situada en la en la hoy calle Rey Juan Carlos I. Formado por arco de medio punto flanqueado por estípites, sobre su correspondiente banco y con moldurón sobre la clave del arco. El intradós se halla decorado con los emblemas de la pasión: cáliz, escalera, martillo, esponja, clavos, flagelo, mano y columna. La mesa de altar de estilo rocalla y temas chinescos, como casi todas las que existen en la parroquia no pertenece a este retablo y ha sido adaptada. Todo el conjunto está policromado en tonos rojizos y dorado.

El retablo ha sido bendecido en la mañana de hoy domingo por D. Rufino López, párroco de Escacena y director espiritual de la hermandad. Coincidiendo con la festividad litúrgica de San Francisco de Asís, titular de la cofradía del Jueves Santo.