Templo del Valle, Manzanilla. Durante esta tarde existe un horario de visitas en el templo | José Rodríguez

Manzanilla vive en estos días circunstancias anómalas. Una situación que ha venido dada tras los diferentes condicionantes que ha impuesto la pandemia que ha atravesado nuestro país. Unas restricciones que por más que haya intentado alejar la devoción de la Virgen del Valle de su feligresía, solo ha encontrado nuevos caminos para sentirse cerca de Ella. Así lo quiso, con buen criterio, la junta de gobierno de la hermandad. Que desde el anuncio de la suspensión de las fiestas, y los límites de aforo en el interior de su templo, ha buscado la manera adecuada de llegar a todos los hogares que la necesitan.

Hoy es jueves de Feria, y esta noche, desde las doce de la madrugada la Virgen de Valle recorrería las inmediaciones de su templo y el Real de la Feria para repartir las bendiciones hacia sus vecinos. Pero este año no ha podido celebrarse como marca la tradición, porque tras la llegada de la Covid-19 han sido diferentes celebraciones las que han visto modificada su exaltación. Lo que no ha impedido esta pandemia ha sido la convivencia nocturna de los manzanilleros a las puertas de sus casas. Algo que recordarán las próximas generaciones.

Según ha informado la hermandad de la Virgen del Valle en sus medios oficiales, todo aquel vecino que desee acercarse hasta las plantas de una de sus mayores devociones, podrá hacerlo. Para ello, la junta de gobierno ha establecido un horario de visita para hoy jueves que se extiende desde las 19:00 y hasta las 00:00 horas. Y para garantizar que se cumplen las medidas higiénicas y de sanidad, diferentes miembros de la junta permanecerán en la entrada del templo del Valle organizando la visita.