Javier Serrano, alcalde de Manzanilla y Juan Camacho, portavoz de Independientes por Manzanilla

Tras el estallido de la crisis en el gobierno de Manzanilla a causa de que el alcalde Javier Serrano, del Partido Popular, dejara sin funciones a los concejales Juan Camacho, portavoz del grupo municipal Independientes por Manzanilla; y Antonio González, portavoz del grupo municipal Todo por Manzanilla; ha surgido un cruce de acusaciones entre los dos partidos políticos. Javier Serrano acusa a sus exsocios de gobierno de celebrar "reuniones secretas con la cúpula del PSOE local". Unos hechos que ha reconocido el portavoz de Independientes por Manzanilla a través de un videocomunicado lanzado en los medios oficiales de su partido, restándole importancia a la citada reunión añadiendo que se celebró "en pleno centro de Chucena". Además ha acusado al alcalde de la localidad de mantener reuniones paralelas con el grupo municipal de Adelante.

A lo largo del comunicado, el ahora concejal sin funciones Juan Camacho, ha criticado la gestión del alcalde Javier Serrano y ha citado en los vídeocomunicados diferentes irregularidades que, en palabras de Camacho, denunciará ante la justicia.

El panorama político en esta localidad onubense cambia tras el cese de funciones de estos dos concejales que apoyaron la llegada de Serrano al gobierno municipal. Con esta situación se abre un abanico de posibilidades donde el mismo Camacho descarta devolver el poder al socialista Cristóbal Carrillo, quien fuera alcalde de Manzanilla durante varias legislaturas aludiendo que ya ha "tenido cuatro años de oposición". Por lo tanto cabría muchas posibilidades, las tres principales serían las siguientes: la primera de ellas que el alcalde Javier Serrano continúe gobernando en minoría, buscando apoyo en el grupo municipal de Adelante; la segunda opción pasaría por celebrar una moción de censura para investir a cualquier concejal del grupo municipal del PSOE con una excepción: que no sea Cristóbal Carrillo, condición impuesta por el independiente Camacho. La tercera posibilidad pasaría por una investidura de Juan Camacho apoyado por los grupos municipales de Todo por Manzanilla y PSOE.

Veremos qué ocurre finalmente en esta localidad onubense que vive su primera gran crisis política tras los comicios municipales del pasado año en los que el Partido Popular arrebató la alcaldía al PSOE tras doce años en el gobierno. Y rompiendo con la hegemonía socialista existente en la comarca del Campo de Tejada, configurando a Manzanilla como el único pueblo donde no gobierna el partido socialista.